Agosto : Deja a un lado tu móvil.

Mes a mes, un pequeño viaje a través de los embrollos cotidianos – ejercicios prácticos para superar y cambiar nuestra relación con la vida.

Agosto – Deja a un lado tu móvil.

Solamente por compasión, nos beneficiamos del verano ofreciéndote un camino que es, a la vez, sabio pero también un poco complicado: ¡deja a un lado tu móvil! No es muy sencillo intentar este descanso cuando estamos bajo el estrés laboral, o yendo de vuelta a la escuela. Pero en verano, con su desfile de perezosas siestas al lado de un lago, el tumbarse y los refrigerios tranquilamente bebidos a medida que se pone el sol, ofrecen las condiciones idóneas para un breve desafío.
No hay razón para negarlo, ¡no es fácil liberarnos del móvil! Es un lindo objeto, reafirmante, útil, y además nos acompaña en la mayoría de nuestras actividades, como un compañero de viaje. De todos modos, aunque Buda (quien después de todo era un visionario), no dijo nada acerca de esto, este objeto también tiene un lado oscuro, como tantos obstáculos en el camino a una vida más zen.
Nuestros móviles nos arrastran de lo que es real: tienen el poder cósmico de hipnotizarnos y aquí solemos estar prisioneros en un mundo virtual, revisando las notificaciones cada dos minutos. Durante este tiempo, “la vida real” está pasando delante de nuestras narices, sin que nos demos cuenta…y mientras pasan las horas. 
Las redes sociales por su parte, tristemente dejan en su vigilia un reguero de diversas emociones, dependiendo de lo que hayamos estado mirando. En Facebook, podemos ver lindos gatitos seguidos de la brutalidad del hambre en Yemen. Y en este espacio de “otro mundo”, es difícil saber que se ha dejado una impresión (realmente) en nuestro corazón o plexo solar. Como daño colateral, hay una acumulacion de estrés diario y enfermedad.

La técnica del apagado.

Este método radical que asimilarás durante las vacaciones, es simplemente apagarlo. No en “modo avión,” que aún puede tentarte a querer echar una mirada a tu galería de fotos.
¡No! , volvámonos locos: apaguemoslo. Pantalla en negro, completamente sin uso, aunque puedes usarlo como marcapáginas para tu revista. Es un poco pretencioso usar un objeto de 800 francos como un marcapáginas. En países extranjeros como Suiza, ciertamente esto podría acusarse de esnobismo de la riqueza…¡Pero es un signo ostentoso de que has hallado tu nueva libertad!
La clave: dejar tu móvil, tienes que superar el echarlo de menos. Para hacerlo, la ruta más directa es: sentir su pérdida. No intentes evitarla, siéntela y date cuenta de ello, con fascinación, de que que el sentimiento de echar de menos desaparece, simplemente por el hecho de vivirlo. Nos reconciliamos con nuestras emociones en el corazón del momento presente.
Para añadir: toma nota de todos los momentos que , de todos modos, has tomado el objeto (recuerda que está apagado); pero lo has soltado, como una victoria interna. ¡Sí!


La autora de esta guía, Kankyo Tannier, una monja budista; pero a un millón de millas de distancia de los clichés acerca de la espiritualidad.
Una bloguera muy activa en las redes sociales, que ofrece un viaje interior lleno de humor, optimismo y sencillez. También es autora de dos éxitos de ventas: “Ma Cure de Silence” , el cual ha sido traducido a 14 idiomas, y “A La Recherche du Temps Présent”. Kankyo Tannier está interesada en todo lo que pueda ayudarnos a traer significado a nuestras vidas: pequeñas cosas cotidianas, alegres rituales, momentos mágicos que abren las puertas al cielo. Su consejo está disponible para todos, sin dogma ni creencias. 
Ella está de acuerdo con una espiritualidad moderna, en contacto con la vida real.
Ábrete al significado de la vida….Pero mantén tus pies en el suelo.

Kankyo Tannier :
Página Web : www.dailyzen.fr
Canal de Youtube : www.youtube.com/DailyzenFr
Su Monasterio : www.meditation-zen.org

( Merci 🙂 Muchas Gracias Sao pour la traduction ! )

0
  verwandte Themen...
  • No related posts found.

Añadir un comentario


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.