La observación del colapso, desde un punto de vista budista

La observación del colapso, desde un punto de vista budista

A menos de que hayas vivido en una isla desierta durante los últimos 10 años, las noticias del mundo no son alentadoras. Los teóricos del «colapso» predicen años oscuros, la caída inevitable de nuestro nivel socio-económico, por no mencionar el resurgimiento de epidemias, hambrunas, guerras a las fronteras de los países ricos, e incluso dentro de ellos. Es como llegar a la comprensión súbita de que, sea lo que sea que hagamos hoy, ya es demasiado tarde. Los climatólogos han estado prediciendo esto desde hace años. También los científicos. Durante mucho tiempo, no fueron escuchados. Pero la tendencia se está invirtiendo y, en los últimos meses, el mensaje se ha ido difundiendo, con la fuerza de un tsunami: ustedes, tal vez no vivan tanto tiempo como lo esperaban. Tú, yo, probablemente careceremos de lo necesario. Usted, yo, podemos asistir a la muerte de nuestros hijos, padres, mascotas por la falta de medicamentos.

El movimiento está en marcha, las señales ya están ahí. El calentamiento global hará que muchas áreas del globo sean inhabitables. Las temperaturas extremas arruinarán cultivos enteros, sin que en este momento aparezcan soluciones técnicas disponibles. El año pasado, en mi pequeño rincón de Alsacia ( Francia ), hubo una falta de pasto para los animales. Los agricultores han organizado sistemas de entreayuda basados en la promesa de una buena cosecha de heno este año…. ¡Cruzamos los dedos!

¿Qué campo de acción?

Este artículo no pretende convencerte del colapso. Dejo los mejores argumentos a gente sabia como Al Gore, o Jared Diamond, cuyas notables conferencias encontrarás en la web. Tampoco se trata de lanzar un vasto movimiento de «depresión de grupo». Una vez más, dejo espacio para algunos medios de comunicación que han dominado el arte de activar los miedos colectivos, sin que se demuestre la virtud catártica de este método, por no decir otra cosa.

Entonces, nada de esto: mi propósito es bastante constructivo. Es decir, proponer algunas formas modestas -que provienen del budismo- para domar las emociones que resultan de este repentino cambio de paradigma.

La observación del colapso – repentino o progresivo, no lo sabemos – que se plantea: ¿cómo reaccionar? ¿Por qué? ¿Para qué? ¿Vale la pena?

Un testimonio

Cuando descubrí estas teorías del colapso hace unos meses, pasé varios días en un estado segundo. Como en shock. El cuerpo ya no respondía realmente: parecía entumecido, como si estuviera envuelto en una camisola de algodón. Para evitar demasiado sufrimiento («Voy a morir pronto», «Puede que nunca tenga 80 años», «Va a haber mucha violencia en la sociedad») y las emociones resultantes, mi inconsciente se creó una respuesta de supervivencia: la anestesia. Mi cerebro estaba ocupado buscando una salida. ¡Rápido! ¡Una idea, una reflexión para detener la espiral de sufrimiento y depresión!

Hubo diferentes pistas, bien conocidas por aquellos que han pasado por allí, y que resumiré para ustedes:

– «Desapareceré, la mayoría de la humanidad desaparecerá, pero al menos la Tierra se salvará.» Esta idea surge generalmente en personas involucradas con la naturaleza. Aquellos que ya ven las muchas violaciones que están ocurriendo cada día y lo lamentan (Mención especial a este proyecto enorme de construir una carretera de circunvalación alrededor de la GCO, a pocos kilómetros de mi monasterio, (Francia). Con la ventaja añadida de un aumento del tráfico, la extinción de una especie animal (el Gran Hámster) y la tala de miles de árboles centenarios). Así que tal vez algún día, la Tierra se salvará del hombre. Pero ahora se ha demostrado que, con la especie humana, miles de plantas, árboles, peces, plantas, insectos y células también se extinguirán, sin haber pedido nada;

«¡Deprisa! Voy a comprar un rifle, a abastecerme de lo necesario y a crear una vida autárquica, lejos de las locuras del mundo«. Este fue la siguiente idea, no muy brillante, aunque tampoco tardó mucho tiempo. Rápidamente descubrí que las aldeas y/o comunidades con reservas son las primeras en ser atacadas en caso de escasez de alimentos. Tiene sentido;

– «Podemos encontrar una nueva fuente de energía.» Este es un argumento de última oportunidad: la idea de que ya habría una nueva fuente de energía para sustituir a los combustibles fósiles, cuya existencia estaría oculta por las grandes potencias por razones puramente financieras…. Um…. ¡La teoría de la conspiración en su traje ceremonial! Es difícil de creer por mucho tiempo y lo hipotético no resiste la urgencia que se avecina.

Así que, después de unos días y unas semanas, seguí adelante….

Sin soluciones externas = buscar en el interior

Las teorías del colapso destacan el siguiente punto: no hay solución. Una vez que pasó el primer choque, esto comenzó a resonar fuertemente en mi mente budista. Los temas de vida y muerte son bastante recurrentes en nuestra práctica. Los maestros de la antigüedad aconsejaban meditar “como si un fuego estuviera ardiendo en su cabeza”. Y cuando la casa se está quemando – de veras – la fuerza de esas enseñanzas aparece en todo su resplandor.

Vivir con la realidad tal como es

El apodo del Buda no era Bobby, Malu, Beto o Paco. Se le llamó amablemente «Tathagatha», un pequeño nombre poético que significa «Venido tal como es» o «Así venido». Como todos los demás, había venido al mundo desnudo como un gusano. Pero, a diferencia de muchos otros, no ha olvidado esta alegre espontaneidad de la infancia, esta original ingenuidad, esta intensidad del presente…. y la ha encontrado de nuevo, ya adulto. A través de su práctica de meditación, el Buda ha podido acceder a la capacidad de ver el mundo tal como es, sin juicios, interpretaciones, escapes o rechazos.

Y este es sin duda el primer -y difícil- paso en nuestro camino interior. Tomar conciencia del mundo tal como es y no como nos gustaría que fuera. Comprender que nuestro futuro será muy diferente de lo que imaginamos, que a pesar de todas nuestras lágrimas, miedos, vergüenza o desesperación es la realidad, y decir «OK». «Bien, empecemos desde ahí, desde esta nueva perspectiva, desde estas lagunas potenciales, desde esta tierra dañada». Y una vez hecho esto, continúa el viaje.

Fluir con las «emociones del colapso»

Pero este camino no es sencillo. O mejor dicho si: muy simple de formular, pero mucho menos obvio de poner en práctica. Porque aceptar la realidad del momento -el colapso- también significa lidiar con la cohorte de emociones que la acompañan.

Acerca de las emociones – Info1: son una experiencia física. Nuestro cuerpo percibe y expresa diferentes emociones a lo largo del día. Un corazón que late en el amor, mariposas en el estómago, un estrechamiento de la garganta antes de hablar en público, una pesadez en el plexo durante un duelo, etc.

Acerca de las emociones – Info2: en la mayoría de los casos son las emociones las que impulsan la acción y crean nuestra representación del mundo. Ejemplo: Una vez me divertí escribiendo un texto, lo compartí, escribí otros para recuperar el sentimiento, y me consideré como «autor, blogger, escritor» o cualquier otro personaje que pudiera despertar -cuando se piensa en ello- la agradable emoción del escribir. Otro ejemplo: me sentí débil y no de altura, me compré un gran SUV y recuperé la confianza en mí mismo pensando «Soy alguien» cuando miro mi coche.

Según estos dos parámetros («las emociones son un sentimiento y las emociones gobiernan nuestras elecciones de vida») el camino espiritual propuesto es el siguiente:

– aprendiendo de nuevo a sentir el cuerpo – lo bueno y lo malo – en tiempo real. Tal como están las cosas. Es decir, sumergirse en el corazón de las sensaciones;

– experimentar que estas emociones, estas sensaciones, son un movimiento. Aparecen y luego desaparecen, naturalmente, según el principio de la impermanencia de todas las cosas. Desaparecen…. siempre y cuando no intervengan conscientemente buscando una solución intelectual/racional/interpretativa para escapar de dicha emoción! Desaparecen, siempre y cuando permanezcan en una posición neutral y no fuercen el movimiento;

– Acepta los miedos, la vergüenza, la desesperación dejando la emoción en el cuerpo, sin que pueda llegar hacia la mente. Entonces podrá recuperar su libertad y su carácter transitorio.

Este es el camino que se propone en la meditación Zen, y cuyo valor mido hoy. Puedes aprenderlo en muchos lugares de Francia, si te interesa.

Tomar las decisiones correctas

Finalmente, este período, esta nueva visión del futuro, puede invitarnos a cambiar nuestras prioridades de vida. Hay un ejercicio bastante radical bien conocido por los entusiastas del desarrollo personal: trabajar con valores. Permite que cada uno se conecte con sus sueños más profundos (valores) para dar sentido a la vida. Para resaltar los valores, para identificarlos claramente, se invita a la persona a ponerse en la siguiente postura: imaginar que sólo le quedan 2-3 años de vida y ver cuáles son sus prioridades.

Con el colapso, el ejercicio pierde su carácter imaginario para encarnarse con la realidad. Podemos decidir, por desesperación, quemarlo todo, hacer una revolución o poner fin a nuestros días. Podemos conectarnos de nuevo con nuestros semejantes para empezar un nuevo camino juntos. Podemos volver a cuidar a nuestros seres queridos y mirar a la gente a los ojos.

Al hacerlo, nos conectamos con una nueva idea: la de la posible evolución de la humanidad, que habrá necesitado una crisis – enorme – para empezar a aprender.

Al conocer nuestras emociones y aprender a elegir nuestras vidas conscientemente, recuperamos el control del futuro. En lugar de quedarse allí, a un lado de la carretera, completamente indefenso, es posible desarrollar una solución. Por supuesto, será interna, porque no hay una solución externa para salir de la depresión. «No puedo cambiar el mundo, pero siempre puedo influir en la forma en que lo represento, y así dar sentido a mi vida.

Dicho un poco más claramente, el camino podría ser el siguiente: «Como resultado del colapso, mi vida será probablemente más corta, pero será vivida en la intensidad del presente, con mi corazón libre y mi cuerpo vibrando».

0
  verwandte Themen...
  • No related posts found.

Añadir un comentario


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.