Junio: Aprobar un examen y mantenerse zen.

Una crónica zen escrita con el periodista François Busson para la revista suiza L´Illustré.
Mes a mes, un viaje a través de las pequeñas preocupaciones de la vida diaria – ejercicios prácticos para cambiar nuestra relación con la existencia.

La autora de este texto, Kanyo Tannier, es una monja budista zen lejana a los clichés acerca de la espiritualidad. Una bloguera bastante activa en las redes sociales, que ofrece un viaje interior lleno de humor, optimismo y sencillez.
También es la autora de los dos éxitos de ventas : “La magia del Silencio” (Editorial: Planeta), actualmente traducido a 14 idiomas, y “A la recherche du temps présent” (cuenta con 4 traducciones). Kankyo Tannier está interesada en todo cuanto pueda darle sentido a nuestras vidas: esas pequeñas cosas de la vida diaria, esos alegres rituales, esos mágicos momentos que nos abren la puerta al cielo. Su enfoque es accesible para todo el mundo, sin dogmas ni creencias. Forma parte de una espiritualidad moderna, en contacto con la vida real. Ábrete al significado de la existencia….pero, manteniendo tus pies en el suelo.
Canal de Youtube: www.youtube.com/DailyzenFr ( vídeos en francés e inglés ).
Su monasterio: www.meditation-zen.org/en


Junio: Aprobar un examen y mantenerse zen.

Junio es el mes de los exámenes y otras pruebas para los jóvenes estudiantes. Un verdadero paso que va desde la ribera, atravesando el río, hacía la edad adulta. Durante este periodo, y en vista de todos los inconvenientes, hay una tendencia a que el estrés se acumule. Una situación la cual los padres han podido experimentar durante una entrevista de trabajo, una petición de aumento de sueldo, o las primeras charlas acerca de la boda de tu hermana.

Nuestro cerebro es muy rápido en ver todo en modo desastre. Cada uno de nosotros es capaz de imaginarse, uno por uno, todos los posibles escenarios catastróficos con gran detalle, terminando por estar con el corazón acelerado y un nudo en el estómago. Doblemente doloroso. Pero, ya que estás tan dotado de imaginación para imaginarte lo peor, ¿por qué no te anticipas para lo mejor? Para eso, te ofrezco dos caminos.

Empieza a dirigir tu cerebro.

Es decir, plantéale objetivos claros, que sean precisos y medibles. Por ejemplo: reflexiona sobre el estado ideal de tu mente, emociones y cuerpo; que puede precederte al hablar.
Recuerda momentos de tu vida en los que hayas sentido este estado ideal. Entonces, imagínate a tu doble entrando en la habitación del examen, la oficina del jefe, o en la parroquia. ¿Y, entonces?. Deja que tu Steven Spielberg particular haga el trabajo: déjale soñar, elabora el mejor supuesto para el Día D y encarna a la persona segura que te has imaginado.

La clave: cuando nos planteamos algo en nuestra mente, esto predispone a nuestro cerebro a realizar dicha tarea.

Para añadir: anticipa la escena, no sólo en imágenes mentales, sino también con agradables sensaciones físicas.

Permanece en el momento presente.

Consolídate firmemente en tu actual rutina diaria: es decir, tu plan de revisión, la elección de argumentos concretos como el porqué te mereces un aumento de sueldo, o dejando caer algo de humor en tu presentación pudiendo reír junto con los allí presentes.
Es un momento ideal para encarnar “realmente” el elemento clave de la sabiduría budista: la posibilidad de vivir sin proyectar hacia el futuro, simplemente estando presente.
La clave: como el futuro aún no ha llegado, el único lugar en el que puedes estar presente es en el ahora.
Para añadir : toma algunas respiraciones profundas y ánclate en tu propio cuerpo.

Dibujo : Guilllaume Long. Fotografía: Katy-anna Gibbe, Stan Wang-Genh.

Traducido por Sandra María [Sao] Santisteban Delgado.

 

0
  verwandte Themen...
  • No related posts found.

Añadir un comentario


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.